¿Responsabilidad y valor?

Tres episodios similares en lo que va de año. Mas los vividos por mis otros compañeros, y los que nos quedarán.

Tres jóvenes, de 17, 19 y 24 años, un chico y dos chicas, que se pasan con la bebida, caen por las escaleras del bar y quedan inconscientes en el suelo (no se sabe si por un coma etílico o por el traumatismo) sangrando por la cabeza.
.

En cada ocasión, la llegada de la UVI al lugar es como un déjà vû. Decenas de jóvenes con el vaso en la mano riendo y señalándonos. (Sí, entre ellos sé que a veces están mis sobrinos, los hijos de mis amigos y algún día estarán mis hijos). Algunos burlándose o increpándonos.

Un grupo de jóvenes, los más allegados al traumatizad@, haciéndonos señales para que corramos al lugar que nos indican. Y una persona llorando y gritando.

-¡Corred, corred, que está muy mal, no se despierta y está sangrando mucho!
.

La policía ha llegado antes que nosotros en todas las ocasiones, y nos abre paso. Es increíble cómo con solo verlos pasamos de los nervios de atravesar una multitud alterada a la tranquilidad de sentir que todo va a estar controlado (¡¡¡GRACIAS!!!!)
.

Antes de acercarnos siquiera a la víctima, el/la joven más nervios@ nos agarra del brazo.

-¿Cómo está? ¿Cómo está?

-Pues todavía no lo sé, aún no hemos podido acercarnos…

-!Es mi prim@! !Es mi herman@! !Es mi novi@! !Por favor, tengo que saber cómo está!

-Por favor, déjanos atenderle y sacarle de aquí, y en cuanto pueda te digo algo, ¿vale?
.

La misma prisa en buscar respiración, pulso y algún tipo de respuesta en la semi oscuridad. La misma angustia al ver nuestros guantes manchados de sangre.

-¡Oye! ¡Oye! ¿Cómo estás? ¿Puedes hablarme?

-Nada, no contesta…

-Tiene el pelo lleno de sangre y de alcohol, esto es una masa pegajosa, no distingo nada… ¿Veis alguno por dónde sangra? ¿Por la cabeza, por el oído? ¿Veis que parezca tener fracturas?

-Nada, está inconsciente… Pero ¿será por el alcohol o por el golpe en la cabeza?

-Aquí sin luz imposible saberlo… Bajad la camilla de palas, vamos a poner collarín y a girar con precaución, a saber si el cuello se lesionó en la caída… Poned el colchón de vacío en la camilla… Venga, a la ambulancia rápido, aquí no se ve ni para coger vía ni para nada…
.

Entre sanitarios, policías y camareros se mueve a la víctima con todo el cuidado posible y se la sube por las escaleras (casi siempre resbaladizas y empinadas).

A mitad de camino nos detienen de nuevo.

-¿Cómo está? ¡Tengo que saberlo! ¡Tengo que saberlo!

-De verdad, entiendo tu angustia, pero es que nos faltan todas las exploraciones por hacer, aquí es imposible. Vamos enseguida a la ambulancia y te informo en cuanto pueda.
.

Ya en la ambulancia quitamos ropa, apartamos pelo, hacemos una rápida exploración inicial.

Un@ ha perdido dientes y tiene la cara y la boca hinchadas y llenas de sangre. Otr@ tiene un hematoma importante en la parte de atrás de la cabeza. Otr@ solo parece tener contusiones.
.

Los tres siguen en coma. Nosotros no tenemos medidor de tóxicos.

-¿Cuánto alcohol habrá tomado? ¿Habrá algo más que alcohol?

Pupilas simétricas. Poco más se puede decir de esa exploración neurológica. A algun@ no le llega demasiado bien el oxígeno. Algun@ tiene la tensión baja. Algun@ la tiene por las nubes.
.

En los tres casos alguien aporrea la puerta de la ambulancia.

-¿Cómo está? !Por favor, decidme algo! ¡Es mi prim@ / herman@ / novi@! ¡Necesito saberlo!

-Por favor, déjanos terminar de explorarle…

-¡Pero necesito saber cómo está!

-Y nosotros necesitamos estabilizarle lo más posible.
.

Benditos policías que ponen orden en las tres ocasiones.

-Por favor, retírese, deje trabajar a los sanitarios.
.

Vía, sueros, oxígeno y medicación a quien lo precisa, cura de heridas, ajuste del colchón de vacío…

Y salgo a hablar con las personas interesadas.

-¿Cómo está? ¿Se ha despertado? ¿Cómo está?

-Pues mucho no te puedo decir, porque sigue en coma y no sabemos si es por el golpe o por lo que tomó. Así que necesito saber qué ha tomado: alcohol, alguna sustancia más…

-Solo alcohol, lo juro…

-Y¿ qué tipo de alcohol, y qué cantidad?

-3 / 4 / 6 Jäger, y cerveza / cubatas / mezcla… Lo de siempre, lo que hacen todos…

-Ya. Vamos al hospital a hacerle más pruebas.

-Yo voy en la ambulancia.

-Lo siento, no puede ser.

-¡Pero tengo que ir! ¡Es mi prim@ / herman@/ novi@! ¡Tengo que ir! ¡Tengo que estar a su lado! ¡Soy responsable de él /ella!

-Ahora mismo no tienes que estar a su lado. A su lado igual tenías que haber estado, o responsable igual tenías que haber sido, para decirle que se estaba pasando 20 pueblos con lo que estaba bebiendo y que igual era momento de dejarlo y marchar a casa. Ahora está en manos de los sanitarios, que algo le podremos ir ayudando. Y tú ahora no le vas a poder ayudar.

-¡Pues yo voy a ir con él/ella como sea! ¡Tengo derecho! ¡No lo podéis impedir!

-Sí que lo podemos impedir. Primero porque es mayor de edad y las normas de seguridad indican que en la UVI móvil un acompañante está de más (y en el caso del menor de edad tú no eres su padre ni su tutor legal), y segundo porque tú tampoco pareces estar en condiciones perfectas de sobriedad. Y si se pone peor, tu presencia en la ambulancia podría ser perjudicial. Así que si tenemos que tirar de policía tiraremos.

-¡¡¡Juaaaaaan!!! ¡¡¡Maríaaaaaaa!!! ¡¡¡Lauraaaaaaa!!! (nombres ficticios). ¡¡¡Jodeeeeeer, yo quiero ir contigooooo!!!

-Escucha. Lo mejor que puedes hacer, si de verdad quieres ayudar, es ir avisando a sus padres.

-¡No! ¡No puedo hacer eso! ¡No puedo darles ese susto!

-Pues el susto se lo van a llevar de todas formas en un par de horas. Porque se va a pasar horas en el hospital. Y puede que tenga más lesiones de las que se ven. ¿Cuál va a ser el momento adecuado para avisar a sus padres? Y en el caso del menor, los van a avisar sí o sí. ¿No será mejor que lo oigan de tu boca?

-¡No lo entiendes! ¡Su padre está del corazón! ¡A su madre la acaban de operar de un cáncer! Sus padres y los míos nos van a matar!

-No, no lo entiendo. Eres responsable de él / ella para ser “portavoz” del grupo y pedir información sobre su estado; pero no para frenarle cuando ves que se está pasando con la bebida tras haber estado acompañándole toda la noche mientras bebía (son las 5, 6, 7 de la mañana). Eres valiente para aporrear la ambulancia y decir que te vas a enfrentar a sanitarios y policías con tal de acompañarle, justo cuando menos puedes hacer tú; pero no tienes el valor de avisar a sus padres para decirles que todo el alcohol que habéis estado bebiendo resulta que puede tener consecuencias. ¿No tienes un poquitín equivocados los conceptos del valor y la responsabilidad?

-Bueno, según lo que digan en el hospital llamo o no. A lo mejor no es necesario llamar.
.

Pues en el hospital dijeron que un@ tenía 2,80 gr de etanol en sangre. Otr@ 3,45. Otr@ 3,72.

Y que un@ tenía fractura de pómulo con labio partido y dos dientes rotos. Y otr@ una fractura craneal con hemorragia cerebral. Y otr@, afortunadamente, solo un coma etílico real (del que tardó 6 horas en despertar) y un esguince.
.

Y los “responsables”, entre lágrimas y tartamudeos, tuvieron que llamar a las familias.

Y tres padres y tres madres llegaron al hospital angustiados, histéricos, enfadados. Tan enfadados que en uno de los casos se enzarzaron con los amigos que habían acudido en masa a las puertas del hospital y tuvo que intervenir Seguridad. Y en otro le dieron una bofetada a su hij@ (que seguía en coma). Y en otro padre y madre comenzaron a discutir entre ellos y a llorar, acusándose mutuamente de que su hij@ estuviese en la situación en la que estaba.

Como madre lo entiendo perfectamente. Ver a tu hij@ así por algo en teoría evitable, controlable… cuando lo habéis hablado cientos de veces, cuando han recibido todo tipo de información… hace que te lleven los demonios.
.

3 casos idénticos en 5 meses. Y los que nos quedan por ver el resto del año. Y los que vemos año tras año.
.

Nosotros nunca nos pusimos en el lugar de nuestros padres, y ellos tampoco se pondrán en nuestro lugar. Lo más que tuvimos/tendrán la mayoría es “miedo” de que se enteren y de cómo reaccionen. Y todos salimos, y la mayoría bebimos “de más” (aunque dudo que tantísimo como vemos ahora). “Entenderlo”, claro que lo “entiendo”.

Pero los que fuimos jóvenes y ahora somos padres, y encima somos sanitarios o policías, y vemos de continuo estas cosas, y sus consecuencias a largo plazo, a veces fatales… no podemos evitar sentir un escalofrío cada vez que nos llama el 112 y nos dice: “vais a la zona de bares…”
.

Ojalá esto sirva para los chavales que salen a beber “lo normal” y para los prim@s / herman@s / novi@s / amig@s “responsables de ellos”.

¿De verdad no sabéis que si os pasáis con el alcohol estas cosas pueden ocurrir? ¿De verdad os merece la pena la angustia, el miedo, las broncas?

¿Y si las cosas salen mal? Porque hemos atendido chavales que han quedado con problemas permanentes de hígado por intoxicación etílica masiva, con lesiones cerebrales, paralíticos o muertos…

Y si todo sale bien al final, ¿de verdad os habrá servido para aprender o será una anécdota más a contar la próxima noche entre Jäger y cubata?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: